Un profesional ocupado no tiene tiempo muchas veces para llevar sus campañas de e-mail marketing, y entonces se descuida este aspecto tan importante de la relación con el cliente. El e-mail marketing ayuda mucho al client care y también es un buen canal para las ventas, así que vale la pena optimizar este tipo de tareas y crear protocolos que faciliten su cumplimiento.

Invierte en productividad y verás los grandes beneficios que obtienes. Si estableces un buen método para ser más eficiente con tus correos, el tiempo que inviertas en desarrollar el protocolo, lo podrás recuperar en poco tiempo.

 

1. Diseña una plantilla básica que se adapte a tu imagen corporativa

Si tu marca tiene unos colores y tipografías, tus campañas de correo deberían mantener esta misma estética. No le dediques mucho tiempo en cada nuevo envío para re-diseñar tu plantilla; establece un diseño fijo y solo deberás ir cambiando el contenido en cada ocasión.

 

2. Haz procesos sencillos

No te compliques con muchos pasos, pues parte del éxito de una campaña de marketing es que ni el usuario ni la empresa tengan que invertir mucho tiempo. El tiempo es oro para todos, así que crea buenos procesos que faciliten todo.

  • Vuelca los datos recibidos de nuevos contactos a una sola base de datos

Es importante que todos los contactos que se suscriban a tu blog o que se interesen por tu negocio sean derivados de manera automática a la misma base de datos, y que ésta se divida en diferentes segmentos: suscriptores, leads, clientes… aparte de otros segmentos por intereses o características.

mail-marketing

 

Si quieres hacer un cálculo aproximado de los resultados que puedes obtener en función de tus visitas, en este enlace encontrarás un buen recurso para calcular una aproximación de ratios de conversión.

  • Contrata un buen CRM

Tu empresa funcionará de manera mucho más eficiente si cuentas con un buen CRM, es decir, un customer relationship management. Gestiona tu base de datos con algo más evolucionado que un sencillo Excel: los CRM permiten organizar la información de manera más inteligente y completa. Es una manera excelente de comprender mejor a los clientes y sus necesidades, aumentar las ventas, mejorar las campañas de fidelización y segmentar el mercado de manera eficaz.

 

3. Establece hitos y fases para enviar y revisar

Intenta ser regular en tus campañas, y no solo en los envíos, sino también en los análisis de resultados. Uno de los puntos que más perjudican a la eficiencia son los cambios de decisiones. Es humano, pero no conviene dejarse llevar por impulsos cuando se trata de estrategias de marketing. Sigue un plan, y cuando hagas cambios, recuerda la clave: haz los cambios siempre de uno en uno.

Por ejemplo, si decides enviar un e-mail a la semana, o crear un protocolo de envíos por fases a los nuevos leads, sigue esos plazos y cumple con ellos. Una vez al mes puedes poner a prueba tus métodos: analiza las estadísticas y haz algún pequeño cambio de lo que menos haya funcionado, para ver cómo afecta al mes siguiente.