Hace un tiempo salió a la luz la polémica sobre Facebook y los datos falseados sobre la visualización de sus vídeos. Esto ha generado cierta confusión para muchas empresas, que no tienen claro si deberían fiarse de los datos.

¿Cómo saber si realmente las métricas son reales? Al final el dato clave que a las empresas queremos saber se llama conversión ¡sin clientes no sirve de nada el ruido que hayamos hecho! El problema es que podemos analizar las métricas de conversión de forma errónea si creemos que tenemos un alcance mayor del que tenemos.

¿Qué pasó realmente en Facebook?

Facebook reconoció, tal como publicó el Wall Street Journal, que había sobreestimado los datos de los vídeos. No se inventaron la cifra de personas que los vieron, pero contaban visionados de menos de 3 segundos como si fueran visualizaciones, lo cual significa que tenían en cuenta aquellas personas que simplemente habían pasado delante de un vídeo que no se detuvieron a mirar.

La compañía reconoció el error, y desde entonces ha trabajado por mejorar sus métricas. De hecho en este momento se puede controlar el tiempo de visualización cuando analizas las estadísticas de cualquier campaña de Facebook Ads, de manera que puedes ver la duración media de los vídeos. También es importante que mires el número de shares, comentarios y likes para poder analizar el impacto de tus publicaciones o anuncios.

¿Nunca mienten los likes, shares y comentarios?

No es 100% cierto que estos datos tampoco mientan, pues si bien es cierto que los datos que presenta Facebook, igual que las demás redes sociales, son reales, hay muchas cuentas falsas. Por ejemplo, algunas veces la propia competencia usa troles para sabotear y dejar mensajes de quejas. También hay marcas que crean gente irreal para que dejen mensajes positivos en sus sitios, o comentarios, y esto les ayuda a crecer.

Facebook evita todo lo posible este tipo de fraudes, y en el último año han trabajado mucho por eliminar cuentas falsas para evitar la desinformación. Algunas marcas vieron reducidos sus fans en cuestión de días, con una reducción de perfiles falsos de un total de más de 100 millones en todo el mundo.

Con el tiempo cada vez será más difícil que los usuarios o las empresas hagan trampas, porque las medidas de seguridad aumentan, y las grandes empresas están sometidas a tanto control que no pueden arriesgarse con el falseo de datos.

¡Ojo! En Google Analytics las métricas también pueden alterarse

Google no ha alterado nunca las métricas, pero sí que es cierto que podemos cometer el error de contarlas mal, interpretarlas erróneamente. Por ejemplo, muchas personas cuentan las visitas sin tener en cuenta que si una misma persona entra varias veces en la misma página web en poco tiempo, cuenta como varias visitas. Por eso es importante mirar los visitantes únicos, y las sesiones por usuario. Otro aspecto importante es el porcentaje de rebote, que se puede ver alterado si se ha colocado más de una vez el código de Analytics en la web, por error.

¿Qué métricas son las más seguras?

Nada hay más seguro que tus clientes y facturación real, pero ten en cuenta que cada vez son mayores las medidas de seguridad para proteger a empresas y usuarios en el mundo online.

Google Analytics, el administrador de anuncios de Facebook, el nuevo panel de Twitter Ads y también las métricas que se pueden controlar desde Hubspot, Mailchimp, Buffer, Hootsuite u otras tantas herramientas, pueden ser buenas herramientas para controlar tus acciones de marketing.

Lo mejor es que tengas un plan global de conversiones que te permita analizar los resultados a corto y largo plazo, y así verás qué campañas te suponen un mayor rendimiento.

Por otro lado, si no quieres datos falsos también debes intentar añadir tu IP en Google Analytics, y la de tus empleados o socios. Así no contabilizarás tus propias visitas internas como visitas de la web.

Del mismo modo, muchas empresas dan ‘me gusta’ en sus propias publicaciones, a través de los trabajadores, socios, amigos y familiares. Es una práctica positiva para fomentar la difusión de los contenidos al principio, pero en la medida de lo posible es preferible que no lo hagas, o que dejes la práctica conforme consigas tráfico de pago, para no alterar los datos de forma artificial y poder centrar tu análisis en tu verdadera audiencia. ¿De qué te sirve que te sigan todos tus amigos? Necesitas llegar a tus potenciales clientes y conseguir más ventas.