Cuando escucho a alguien que dice que el e-mail no sirve para nada, siempre digo lo mismo: “Es cierto a medias. Un mal e-mail no sirve para nada, pero un buen e-mail es un elemento clave en marketing”. Todo depende de si realizas campañas de calidad, contando con los elementos fundamentales que debe tener un e-mail.

Escribir y editar un email comercial o un boletín no es como escribir un email a una o varias personas. Para que sea exitoso el email tiene que tener elementos muy claros y bien pensados. Notamos una gran mayoría de emails que son muy genéricos, aburridos y vacíos, listos para ser borrados por el usuario. Si queremos transmitir un mensaje con una meta bien definida, tenemos que ser creíbles, concisos, claros y personalizados.

Hay que meter el tiempo necesario para hacer el email. Hay que asegurarnos que todos los elementos están bien escritos y editados. Un email se tiene que revisar una y otra vez hasta la perfección. A menos que no nos importa si el mensaje pasa bien o no. Y esto lo mediremos con métricos de aperturas y clics en enlace.

La imagen aquí mostrada puede ser una buena ayuda para revisar si no nos olvidamos de nada antes de empujar el botón “Enviar”.

Aquí explicamos los detalles:

La cabecera

Es importante que añadas en la cabecera un pequeño texto que remita a la versión en HTML. Así, si la persona abre tu correo y no le permite ver las imágenes o tiene problemas con los tamaños, tendrá la oportunidad de leer tu e-mail completo y correctamente.

Además, recuerda que el logo debe verse bien, y que el título del e-mail debe ser llamativo y corto.

El cuerpo del e-mail

Hay varios elementos clave en un buen e-mail. Es importante que se trate de un correo personalizado, con datos que ayuden a identificar al remitente, como su nombre y su puesto en la compañía. Además, el contenido debe ser fácil de entender. No olvides añadir enlaces a alguna página de aterrizaje o a contenido relevante de tu página que se relacione con el texto. Por último, todo buen e-mail cuenta con un CTA o llamado a la acción.

Elementos de difusión

Añade botones sociales, para que las personas puedan seguirte en las redes, o compartir el contenido que les guste. También se recomienda facilitar la opción de recomendar el e-mail a un amigo. Esto te ayudará a aumentar el alcance de tu campaña de e-mail.

Elementos de contacto

SI quieres generar confianza y asegurarte de que tus clientes o potenciales tengan la oportunidad de pedir un presupuesto o dejar sus comentarios, añade en todos tus e-mails un correo de contacto, un sitio web y a ser posible también la dirección postal y el teléfono. Cuantos más datos de contacto añadas, más profesional se verá tu marca, más confianza se generará en el lector, y más probablemente superarás los filtros anti-spam. Además, si tienes un local físico o cuentas con un servicio de atención telefónica, puedes añadir el horario.

Testing

Recuerda que debes hacer muchas pruebas, hasta que encuentres la fórmula para escribir buenos e-mails de acuerdo con tu marca, el sector y los buyer personas. Puedes enviar varios e-mails con pequeñas variaciones a diferentes listas, y así verás qué te da mejores resultados.

Elementos de confianza

En el cuerpo del texto, procura añadir ciertos elementos que ayuden a generar confianza en el contenido. Por ejemplo, suele funcionar el uso de casos reales, historias personales. También es muy popular el uso de casos de éxito, que transmiten la información basada en datos probados, y no solo teorías.

Tips importantes

  • Optimiza tu e-mail para móviles, ya que muchas personas navegan desde su celular.
  • Añade beneficios concretos de lo que el lector conseguirá si hace lo que le dices en el CTA.
  • Recuerda la importancia del sentido de urgencia, ya que las personas se suelen decidir más rápido si ven que les queda poco tiempo o que se beneficiarán especialmente si responden en ese mismo momento.

¿Crees que tu e-mail ya está listo para enviar? Estas preguntas finales te ayudarán a asegurarte

  • ¿Mi lector aprenderá algo nuevo?
  • ¿Estoy aportando la solución a un problema?
  • ¿El titular encaja con el contenido y se cubren las expectativas?
  • ¿El e-mail es interesante para el destinatario?
  • ¿El asunto es lo bastante llamativo para abrir el correo?
  • ¿Le quito tiempo al lector o sentirá que le he aportado algo que valía ese tiempo?