¿Quién no ha tenido el sueño de hacerse independiente y de empezar un negocio para poder deshacerse del jefe y de los salarios nunca suficientes?

Y para muchos, el primer pensamiento es la venta en línea. Pero muchos no se atreven porque parece complicado.

Realmente no lo es.

Tampoco tiene que ser caro, pero si prepárate a días, noches, semanas y meses para trabajar y aprender.

Piensa también que estas invirtiendo en ti mismo y en una industria cada vez crece más y más.

Identifica tu producto – tu “persona” – tu mercado

 

¿Ya tienes producto o servicio para vender?

Piensa que un servicio que no implica el envío físico te facilitará mucho,pues no tendrás que ocuparte de los envíos y el almacenaje.

Tu “persona” es la persona ficticia que haces en una hoja que corresponda al cliente ideal: edad, intereses, características, sueños, metas, situación de trabajo, familia, etc.

Tu “persona” es también el ‘lugar’ donde lo encontrarás en internet: Facebook, Twitter, Foros, Google, Eventos en línea, Webinars.

Tu mercado es primero el mercado geográfico. ¿Es local, nacional o internacional?

 

Tómate el tiempo de desarrollar tu estrategia

Todo el tiempo que pasarás desarrollando tu estrategia es tiempo ahorrado en el futuro.

Es importante tenerlo bien claro y no de arrancar a ciegas.

Tampoco tienes que empezar con todo a la vez.

Hay que trabajar en fases.

Desarrolla una relación de confianza con tus prospectos (leads)

Junta todo lo que puedes para impresionar tus prospectos: tu curriculum, los cursos que hiciste, los proyectos en donde estabas involucrado, etc.

Conviértete en el Gurú de tu nicho

Busca en internet todo cuanto puedas para saber exactamente cuáles son las ofertas de la competencia, los artículos relacionados con tu servicio/producto, los precios, los modelos, los materiales, las descripciones. También fuera del internet, en el mundo off-line tienes que buscar informaciones para que seas una autoridad en el ramo de tu servicio/producto.

 

Presenta tu oferta o la oferta de un tercero

Haz una presentación con la solución que ofrecerá tu producto al problema del prospecto. Es como en la venta normal: identifica el problema que tiene el prospecto antes de darle una solución.

Si no tienes producto puedes atreverte de vender un producto como afiliado. Es la venta de producto de otros proveedores que te pagarán una comisión por venta. Ojo. Parece más fácil de lo que es. Infórmate bien.

Automatiza tus procesos de venta y trata de apalancar el modelo

Aunque empieces con algo pequeño, tienes que automatizar lo máximo de los procesos de venta en línea. Hoy en día hay suficientes aplicaciones que te permiten de automatizar tus envíos email, hacer embudos de ventas digitales y hacer que la maquina siga corriendo, aunque no estés siempre detrás de tu computadora. Probablemente estas aplicaciones cuestan algo más que hacerlo manualmente, pero es imprescindible por la eliminación del error humano y la velocidad de contestaciones. Siempre habrá partes que necesitarán tu atención personal como la generación de contenidos, los foros, las redes sociales.

Ojo con la parálisis de acción

La mayoría de las personas tienen ideas. Muy pocos actúan sobre ellas.
Y pierden la persistencia de continuar si no funciona desde la primera vez. La venta en línea no es diferente que la venta normal donde tienes que tener paciencia y voluntad de continuar hasta llegar a los resultados.

Muchos empiezan sin dejar todavía su trabajo.
Y entran en una parálisis cuando se enteran que no es tan fácil como lo pensaban. Unode los errores (en el cual yo también caí) es que seguimos investigando en línea, seguimos descubriendo nuevas opciones y llegamos a un punto en el que no ejecutamos, la recomendación es empieza actuando.

¡Atrévete!