¡Por supuesto!

El camino para lograr sus metas en internet y sobre todo ganar dinero por internet, así como los miles de $pesos$ de ganancia es largo, costoso y lleno de obstáculos. ¡Pero sí es posible!

Un gurú estadounidense de marketing en línea comparó este largo camino con la misma lógica desde el deseo de conocer una mujer hasta casarse y tener hijos. Y es más fácil de entender para los que no conocen los pasos tecnológicos y de marketing en línea, complicados y complejos. “Ligar” es algo que hacemos sin analizar y por ende más fácil de entender.

Allá vamos.

Tu casa es tu ambiente digital. Tu sitio web, tu página de fans en Facebook, tu email marketing, tu posicionamiento. La meta es traer una mujer a tu casa y lograr vivir con ella o casarte. ¿Qué tienes que hacer para encontrar una pareja estable?

Si quieres conocer una mujer, tienes que ir a los lugares donde están.

Si quieres que los prospectos lleguen a tu espacio digital, donde ofreces un producto o servicio, ¡tienes que buscarlos donde están!

El lugar ideal para encontrar mujeres es donde hay muchas de ellas, como son las fiestas, los antros, las reuniones, los eventos.

Para encontrar futuros prospectos también tienes que buscar los lugares donde hay más oportunidades de encontrarlos, tales como Google, Facebook, Email, Blogs.

Vas a estos lugares bien vestido, y cuidas tu apariencia, tal como tú creas que la mujer se identifica mejor con tu manera de ser y de actuar, y tú, con su manera y forma de ser.

A través de la optimización en Google, páginas, grupos y publicidad en Facebook, Email marketing y muchas otras fuentes, haces que los prospectos den por lo menos un clic para que lleguen adonde tú quieres que lleguen.

En la fiesta empiezas a conectarte con una mujer: una mirada, una presentación, una conversación superficial.

Y AHORA VIENE UN PASO IMPORTANTE.

No la invitas a tu casa de una vez, ¡y mucho menos le pides matrimonio! No. Sigues los pasos de la decencia y del proceso de conocerse mejor.

Una vez que el clic está hecho, no llevas tu prospecto a tu casa–en este caso, tu página web o blog. ¡No! llevas a cabo los procesos convenientes para que el prospecto te conozca mejor, a ti y al producto/servicio que representas. No se lo vendes de una vez. Especialmente si se trata de un producto de mucho valor.

SEGUIMOS

Cuando la conversación tiene aspecto de que va a ir bien, le preguntas su nombre y la invitas a tomar algo. Hablas de ti mismo, pero sobre todo, dejas que ella te hable acerca de ella.

Ofreces a tu prospecto información interesante y escuchas, para saber si los servicios que luego le ofrecerás solucionan uno o varios de los problemas que ellos puedan tener.

Sigues la conversación mientras toman sus bebidas y aprendes más sobre esa mujer en particular. Hasta que llega el momento de invitarla a tomar un café fuera de la fiesta para seguir hablando, o ir a bailar, o ir al cine.

Invitas a tu prospecto a usar un producto o servicio gratis, a cambio de su dirección de email y su nombre. ¡Este es el “Opt-In”! El regalo es un “Lead Magnet”.

OTRO PASO IMPORTANTE.

Si la mujer no acepta tu invitación y sientes que no hay interés inmediato, por lo menos ya puedes pedirle su número de teléfono. O su perfil en Facebook.

Así como aún no es el momento de pedirle matrimonio a la mujer, tampoco es el momento aún para vender tu producto.

SEGUIMOS.

Ahora llevas a tu nueva amiga fuera del lugar donde se conocieron. ¡Hay interés de su parte! Ella –por fin– quiere saber más de ti.

Llevas entonces a tu prospecto fuera del ámbito de la publicidad donde se encontraron. Ya está más cerca de tu servicio o producto, y solamente por este hecho,comienza a tener confianza en lo que le propones y le enseñas.

Pasas más tiempo con tu amiga y empiezan a conocerse mucho mejor. Aprendes cómo es ella, qué tipo de mujer es, qué le gusta, qué no le gusta, qué espera de la vida, en qué está soñando.

Aprendes cuáles son los problemas del prospecto en el ámbito de tu producto, cuáles son sus inquietudes, cuáles son sus aspiraciones, cuáles son las preguntas para las cuales tú tienes la solución. Y todavía no hablas de tus productos hasta identificar enteramente la problemática del prospecto con referencia a tu producto.

PASOS IMPORTANTES.

A partir de ahora puedes llevar a cabo otros pasos intermedios, como invitarla a cenar, a pasar un día en la playa, o bien, una actividad más grande que el cafecito o el baile. También puedes invitarla a tu casa para pasar la noche… con el riesgo de un rechazo…

En este momento puedes intentar vender tu producto y/u ofrecer una prueba gratis…¡con el riesgo de un rechazo!

Si hay rechazo, puedes usar otras maneras menos agresivas para no perderla, como disculparte por esta forma tan directa de haberle hablado… e insistir en otro encuentro.

En este momento tienes que re-involucrar el prospecto y generar otra vez interés. Lo haces por email y le ofreces un servicio o producto más económico y relacionado con tu producto principal. Luego podrás re intentar vender.

Espero que entiendas que, si quieres vender algo en línea, no se trata de enganchar al prospecto de una vez, desde el primer encuentro, con las características de tu producto. Hay pasos por hacer. Y estos pasos tienen que ser bien estudiados, sutiles y con el buen uso del marketing.